Buscar
  • Lic. Agueda García Irízar

Los trastornos del sueño. Insomnio: el más común en el mundo entero.


Insomnio: trastorno más frecuente de todos los trastornos del sueño en la población en general.


Origen, síntomas del sueño y el sueño como síntoma, qué sufre el insomne, qué consecuencias trae a su vida; cómo curarlo. Los niños también pueden padecerlo. Cuándo surge en general.


Hay clasificaciones científicas que van y vienen según las épocas y las modas, pero sólo se ha estudiado el sueño y sus trastornos en los últimos 50 años, sobretodo con la llegada de los estudios de imagen computarizada. Al poder medirse las ondas cerebrales del que duerme bien y del que no el malestar deja de ser subjetivo y pasa a ser un problema médico concreto recién en los años 70.

Origen: puede ser genético o ambiental. Si es genético, puede mejorarse, rara vez desaparece. Si es ambiental-circunstancial, puede desaparecer con más facilidad (estrés exámenes, divorcio padres, ausencia de ser querido, etc). Si es por trauma, depende de varios factores si desaparece o no.

En niños: si en un hogar no hay higiene del sueño propicia los menores tienden a copiar los malos hábitos de sueño. Si no duermen bien varios meses seguidos puede ser síntoma de malos tratos, no de insomnio en sí.

Si hay buena higiene del sueño y buen clima familiar (no violencia verbal ni física) pero el niño no duerme ¨bien¨ (sus 8 a 10 horas en la primaria) durante un mes, debe consultarse con el médico pediatra general

En realidad el insomnio como lo conocemos se despierta entre los 22-25 años, con las primeras decisiones fundamentales de la vida (pareja, carrera, vivienda, estilo de vida) y allí debe consultar al médico si con la higiene de sueño aprendida no logra dormir ni mantener el sueño. No se corrige solo a menos que sea ambiental.

En adolescentes: es normal que los adolescentes, por su explosión hormonal, quieran acostarse más tarde y levantarse tarde, además de dormir mucho. Sí es grave que no quiera dormir ni siquiera en sus horarios de adolescente. Allí consultar al médico clínico. Por otro lado, en los países más desarrollados están abriendo las secundarias alrededor de las 9 de la mañana para que tengan ese par de horas extras que sus cuerpos les piden y un mejor rendimiento escolar y físico.

El insomnio comprende, mayormente:

  • Dificultad para conciliar y / o dificultad para mantener

  • Despertar precoz

  • Sueño poco reparador

A pesar de tener las condiciones adecuadas para el sueño y/ o higiene cumplida, habiendo gente que no puede conciliar ni mantenerlo.

Y deben producir al menos una de éstas para ser insomnio:


  • Fatiga o sensación de malestar general

  • Dificultad para la atención

  • Dificultad para la concentración

  • Dificultad para memorizar

(OJO sin atención no hay concentración ni memoria) cambios en el rendimiento socio-laboral o escolar.


Alteraciones del ánimo o carácter:


  • Disminución de la energía, motivación o iniciativa

  • Errores en el trabajo o conducción vehículos

  • Depresión

  • Obesidad

  • Somnolencia diurna (que no sea narcolepsia)

  • Degeneraciones neuro-degenerativas como el Alzheimer (si se mantiene en el tiempo)

Y esos síntomas en el cuerpo producen:


  • Tensión muscular o

  • Cefalea,

  • Cansancio casi permanente (que puede ser narcolepsia)

  • Mala digestión, acidez

  • Piel sin brillo, poros más visibles, piel deshidratada

Y en la mente:

  • Preocupaciones,

  • Obsesiones o miedos en relación con el sueño

  • Falta de motivación para el aprendizaje o emprendimiento de tareas comunes y especiales

  • Mal humor

  • Baja de líbido (el cerebro es responsable de nuestra líbido)




Falta imagen



En lo personal, porque lo he vivido, estos síntomas no sólo producen tensión muscular, cefalea, preocupaciones, sino además puede surgir a diario obsesión por irse a dormir, obsesión por no dormirse, (cuando se acerca la hora de irse a dormir el paciente se estresa) miedo a los pensamientos negativos durante la insomia de la noche, miedo a no poder cumplir con el trabajo en la mañana. Y certidumbre de que si no se duerme no se podrá cumplir, lo que implica diaria reorganización si no se atiende el problema.

Estas son todas las recomendaciones que he coleccionado y aplicado con los años. Es el conjunto de buenas medidas lo que mejora el sueño.

Si la higiene estricta del sueño no funciona en un mes o dos, ir al médico especialista. No pierdan tiempo en pedir ayuda.


Higiene del sueño: darse un baño caliente 2-3 horas antes de la hora de dormir, no sobre la hora porque puede despertarnos (preferible corta ducha tibia; si es ducha larga, a la mañana);no tomar alcohol ni café 4-5 horas antes de dormir, hacer ejercicio en la mañana o la tarde temprano (mucho ejercicio tarde puede despertar); evitar las pantallas azuladas 2-3 horas antes de dormir (los nuevos aparatos ponen un color cálido a la pantalla para eso); dormirse y levantarse siempre a la misma hora; no ver películas o noticias que nos sobresalten antes de la hora de dormir; comer liviano; evitar discusiones fuertes con niños y adultos; poner música suave si ayuda; bajar las persianas 2 hs antes de la hora; no tomar mucha agua antes de dormir (dejar un vaso medio lleno en la mesa de luz para no levantarnos si tenemos sed); tener iluminación tenue en baños, habitaciones y pasillos si nos levantamos de noche.


EN CUANTO AL TRABAJO: Está comprobado científicamente que los gerentes de nivel más alto en las empresas son en general personas SIN problemas de sueño. En cambio en los niveles medios un gran porcentaje queda en esos niveles medios no por falta de capacidad en su labor, sino por no poder generar la cantidad de energía que necesitan para ponerse objetivos bien altos (como hacen los gerentes de nivel superior) porque no tienen la regeneración física y mental que viene de un descanso óptimo por las noches. O sea, pueden tener la capacidad para hacer un trabajo de mayor responsabilidad, pero el insomnio cohibe el rendimiento.

Es muy común que estas personas se vuelquen al trabajo autónomo para poder administrar su energía y horas de trabajo según su rendimiento físico y mental, y allí prosperar.


Hoy en día hay excelentes fármacos que producen menos o nada de somnolencia al día siguiente, pero cada cuerpo es distinto, consultar al médico especialista.

Tener en cuenta que en casi todas las enfermedades la falta de sueño puede ser un síntoma o una consecuencia, por eso se debe consultar con un especialista: un neurólogo, un psiquiatra especializado en sueño. Los médicos saben algo general del tema, pero los hay más especialistas que otros. Hacer una terapia psicológica no soluciona el tema si es un problema del cuerpo (somático). Por último, el insomnio como trastorno del sueño no se cura, se aprende a vivir mejor con instrucción y práctica de la higiene del sueño y el medicamento adecuado si fuere recetado.


Agueda García Irízar es psicóloga y autora de 2 libros, coach en imagen personal hace más de 20 años, Máster en Análisis del Conflicto (Brandeis U.) y Mediadora certificada por Harvard, también de Boston, USA. El arte de asesorarte y asesorar en imagen personal se publícó en 2019.


Este artículo no pretende suplir al médico especialista, es sólo información general. Basado en una entrevista dada a la radio argentina Conexión Abierta.



Referencias:


http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272007000200003

J. Gállego Pérez-Larraya, J.B. Toledo, E. Urrestarazu, J. Iriarte

Unidad de Sueño. Clínica Universitaria, Universidad de Navarra. Pamplona





0 vistas

©2020 por Agueda Imagen Personal.