INTRODUCCIÓN A LAS 3 CAJAS MÁGICASPARA ORGANIZAR TU CLOSET. ¡Empecemos x el principio!

Actualizado: 1 ene


Vivas donde vivas, seas Máxima Zorreguieta, Aida Yéspica, Pink o Pancho Dotto; sea un baúl, una cajonera o un walk in closet con espejos 360º: tu armario personal empieza tu día.

Puede que te lo ordenen, puede que tú lo hagas; quizás te compren la ropa, quizás te encante o sufras al comprar; lo que importa es que

sepas lo que tienes,

que lo veas,

que te represente hoy,

que adores lo que cuelga y cómo te cuelga a ti.

Que lo vistas con seguridad.

Con satisfacción, no con dudas, si no, es porque no va para tí.


Tu guardarropas ideal tiene una sección invierno y otra verano. Si no vives en lugares de estaciones bien diferentes, separa al menos ropa de fiestas de ropa de calle y trabajo.

Si estás en invierno, que no veas lo de verano. Descansa la vista.

Lo de día y noche, hoy la moda grita para que lo mezcles. Para ciertas personas es indispensable un poco de brillo (por el tono de la piel). Otras lo guardan sólo para lo noche y está bien, por lo que según tu colorido, separa o junta noche y día. Cocktail: tu vestido más divino no tiene por qué estar tan a la mano, sepáralo en bolsa transparente y bien colgado.


Si trabajas en una oficina a diario (donde la gente te ve qué ropa llevas y sabes que te evalúan) separa lo del week-end. Hay gente a la que no le molesta mezclar semana y fin de semana. Pero si te aburres fácilmente de tu ropa, sepárala para sentirte renovada el fin de semana. Y si tu actividad principal no tiene nada que ver con tus días de descanso, definitivamente, separa las dos para volverte más creativa al respecto.

Se necesita menos ropa si está ordenada, algo clasificada, al menos y si la lavas, la cuidas.


Si eres hombre, renueva tus relojes, no guardes los que no usas(confunde): regala, vende, tira! si está roto. Lo mismo con accesorios, corbatas, medias, cinturones- mira sus agujeritos, el estado del lustre, la hebilla- y demás. Cremas, hojas de afeitar y cepillos igual. No son eternos.

También para ti: que no veas en un crudo día invernal tus bermudas y zapatillas de lona: descánsalas hasta la próxima temporada.


Hombre, no guardes (ni vistas) aquello con lo que no te gustaría que te viera tu más fiera competencia- o tu ex ni para ir a comprar café. Bríndate sólo lo que te queda ESPLÉNDIDO. Para ello hace falta liquidar y renovar.


Si eres mujer, checa aparte de tu ropa tus:

a. maquillajes, se ponen viejos, pasan de moda, nos cambia la piel.

b. bijoux, la buena-buena y la no tanto. Si está desgastada, descolorida, rota inarreglable o pasada de moda (cada dos, tres años las tendencias realmente cambian), fuera! aunque tenga una buena historia. c. accesorios: zapatos, carteras, cintos, pañuelos...

Tu guardarropas puede arruinarte el día o darte paz, satisfacción y alegría desde el primer momento de la mañana.

Tip: compra revistas distintas, recorta lo que te llame la atención, pégalo dentro o fuera de la puerta del armario: lo que te guste, eso es parte de tí, sácalo y muéstralo al mundo.


Y para tí: ¿Qué le hace falta hoy, a tu armario? ¿Orden, alegría y más color, menos, más piezas o más variedad? ¿Cuál es tu meta en tu vestir? Cualquier duda, ¡llama a tu asesora en imagen!

¡Te espero en mis clases! Te vas a divertir y aprender más de lo que imaginas.

Agueda.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo